viernes, 30 de octubre de 2015

CRIMINALÍSTICA VIAL Y EL MIEDO E INSEGURIDAD AL DELITO EN LA SEGURIDAD VIAL

Por Mónica Ballester.
La seguridad vial es algo que preocupa a la sociedad constantemente. A diario a través de los medios de comunicación nos hacemos eco de la cantidad de accidentes de tráfico que se producen a diario. Desgraciadamente, este es un problema social y que se da con mucha frecuencia.
Quizá no seamos conscientes del peligro que supone manejar un vehículo, ya que es algo que tenemos asociado en nuestro cerebro como un acto “cotidiano y normal”. Pero no podemos olvidar que es un acto peligroso, que conlleva una gran responsabilidad y que precisa que el sujeto que lo practica, esté en plenas facultades para ello y cumpla con las normas exigidas, puesto que un mínimo fallo puede causar trágicos desenlaces.



Al igual que hacemos la distinción entre Criminología y Criminalística, en la seguridad vial existe también la rama de Criminología Vial y de Criminalística Vial. Veamos en que se diferencian ambas. La criminología vial por su lado, es una disciplina criminológica dedicada a estudiar y prevenir los delitos contra la seguridad vial así como a resolver conflictos derivados de cualquier accidente o siniestro vial. Estudia los comportamientos delictivos, atiende a la víctima así como al control social y a la reacción social que causan los siniestros viales.
En cambio, la criminalística vial se dedica al estudio de los accidentes viales y los delitos relacionados con la seguridad vial, no desde el punto de vista criminológico, sino con el objetivo de hallar pruebas en la escena del delito o accidente para poder realizar una reconstrucción del mismo, entender qué ha ocurrido y si es necesario poder imputar al responsable o responsables.

La Criminalística pues, parte de un enfoque más policial, con actividades encaminadas a averiguar que ha ocurrido, cómo ha ocurrido, buscar pruebas del hecho, averiguar los responsables y si procede y nos encontramos ante un delito o falta, imputar a los mismos.
En la accidentología vial existen numerosos factores que pueden entrar en juego a la hora de producirse cualquier tipo de siniestro; podemos hablar de factores tecnológicos, mecánicos, físicos, ambientales…pero sin duda el que se da con mayor frecuencia, el que preocupa en gran medida a la sociedad y el más peligroso es el factor humano.
El ser humano conductor, existente en una sociedad inmersa de angustia, estrés, prisa y demás factores como el cansancio o el sueño, no es ajeno a la influencia que los mismos producen sobre la acción de conducir, principalmente a la incidencia que ellos poseen sobre el estado psicofísico del individuo. Fundamental es el tiempo de reacción del conductor antes de que se produzca el siniestro. Este tiempo de reacción es el lapso de tiempo comprendido entre la visualización de la situación de riesgo y la iniciación de la acción preventiva, y es un tiempo importantísimo para evitar que se produzca el accidente. 
En este tipo de delitos es frecuente encontrar una inseguridad en la sociedad, un miedo al delito vial, ya que estamos expuestos continuamente a ser tanto víctimas como causantes de siniestros viales
Publicar un comentario

También te puede interesar