viernes, 8 de abril de 2016

ENTREVISTA

LAURA GÓMEZ, TESORERA Y COORDINADORA DE LAS UAVIS (unidad de atención a víctimas de siniestros viales).

1. ¿Cómo nace la idea de crear el primer Observatorio Criminológico de la Seguridad Vial en España?
Adentrarnos en el estudio de la Criminología Vial en España nos llevó a caer en la cuenta de la escasez de diagnóstico sobre esta temática, siendo además estudiado de manera dispersa por distintos profesionales. Por lo que era necesario, crear una plataforma que consiguiera aunar y sirviera como punto de encuentro entre los distintos profesionales estudiosos de la Seguridad Vial.

2. ¿Tenéis alguna idea en concreto que, especialmente, os ha llevado a crear este Observatorio?
La idea es lograr disminuir al máximo la siniestralidad vial, optimizando los recursos existentes, generando más recursos, medidas y propuestas, a través de la aplicación de la Criminologia Vial como ciencia. 


3. ¿Crees que se debería de incluir la figura del criminólogo en la planificación de la DGT para la prevención de delitos viales?
Rotundamente sí. Es más, una de las funciones básicas de la Criminología es la prevención, por lo que a mi entender, no cabe otra posibilidad más que los criminologos viales, formen parte de los equipos técnicos que conforman la DGT, no solo para la implantación de propuestas preventivas, sino para hacer un seguimiento y una evaluación de cada una de las medidas preventivas, para así ir perfilando y afinando más en eficacia. Y con respecto a las víctimas, la incorporación del criminólogo en las unidades de víctimas de accidentes de tráfico (UVAT).

4. En España, tal y como has comentado en la entrevista con Teresa en Otras Miradas, hemos normalizado, por así decirlo, la visión que tenemos sobre el número de accidentes viales. ¿Tenéis alguna idea para cambiar este pensamiento tan indiferente de los ciudadanos ante el número de víctimas?
Ni siquiera nos paramos a reflexionar este tipo de cuestiones. Pasan desapercibidas. Nadie nos habla de ello. Lo damos como circunstancias azarosas (“ te ha tocado”), que no podemos hacer nada para cambiarlo. Por lo que nuestra labor empieza por iniciar una concienciación, sensibilización e implicación de toda la sociedad. Queremos dar voz a las víctimas, para que sean ellas las que de manera directa, vayan calando en la sociedad. Con pequeños cambios, que nos cuestan nada, como el cambio de nomenclatura de accidente a siniestro, podemos empezar a hacer que las cosas cambien. Son cambios lentos en el tiempo, pero necesarios

5. He estado indagando en vuestro blog y he leído un artículo muy interesante sobre los accidentes y los siniestros. ¿Podrías explicar la diferencia que existe entre ambos?
Con los avances del tráfico (con la tipificación de los delitos contra la seguridad vial), el termino accidente va dejando de ser poco preciso, ya que nos referiríamos a acontecimientos que tienen que ver con el azar o la casualidad y vemos como se trata en la mayoría de las ocasiones con eventos evitables y negligentes. Por lo que es preciso una redefinición del término más consecuente con la realidad victimal. Los accidentes de tráfico o circulación pasarían a llamarse siniestros de tráfico o viales, con unas características especiales:
  • Es infracción vial, cuando se producen daños, heridos o fallecidos e influye el factor humano.
  • Es accidente de tráfico, si se debe a factores ajenos al humano
  • Es agresión vial, si existe una intención de dañar, herir o matar. Son delitos comunes de homicidio y lesiones del Código Penal español.
(Carreras,J.A., González,J.M. Aspectos criminológicos en materia de seguridad vial. 2014, 2º Ed.)

6. ¿Crees que se puede llegar a educar de mejor manera a los ciudadanos en seguridad vial más allá de las autoescuelas?
Más allá de las autoescuelas, pero empezando por ellas, pues debe ser el objetivo principal educar en seguridad vial y no reducir su labor a la repetición consecutiva de test para superar únicamente la prueba teórica.
Desde luego no podemos olvidar el implantar la educación vial desde la infancia (ya están en marcha campañas para la implantación de la educación vial como asignatura obligatoria en los colegios). Si alguien puede hacer que las cosas cambien, que se contagien valores y actitudes somos nosotros mismos que, con nuestro ejemplo y manera de actuar generamos conductas proactivas, al final, para el bien de todos.

7. ¿Crees que sería una buena idea impartir algunos cursos especializados en seguridad vial para niños y adolescentes de manera más continuada en los centros educativos? Pues estos, en poco tiempo, tendrán la posibilidad de acceder a la conducción de vehículos a motor. ¿O crees que no serviría de mucho?
Por supuesto que sí. Hemos de apostar por una prevención primaria, partiendo desde los colegios (todos los ciudadanos pasan por la escuela). A priori, parece que como dices” no serviría de mucho”, pero tal y como reza la prevención primaria, los cambios y las consecuencias son a largo plazo, por lo que educando en seguridad vial a las nuevas generaciones, podremos optar por tener futuros ciudadanos más concienciados e implicados con la seguridad vial.

8. Además, creo que habría que orientar incluso a los peatones ya que también son causantes de accidentes viales, ¿qué opinas al respecto?
Como usuarios de la vía, han de ser conscientes y sensibles de los riesgos a los que están expuestos (por ejemplo, cruzar escuchando música con los auriculares o whatsapeando) y los riesgos a lo que exponen también a los demás por un uso irresponsable de las vías.

9. ¿Ser una persona agresiva en la vida cotidiana puede afectar a la hora de conducir un vehículo?
Se ha estudiado y relacionado tener una personalidad agresiva con tener una conducción agresiva. En la conducción se canaliza o proyecta esa agresividad ya contenida en su personalidad, suponiendo un grave riesgo para sí mismo y para los demás.

10. ¿Piensas que se podría mejorar el proceso de investigación de accidentes viales con ayuda de criminólogos?
Por supuesto. Siempre que sea sumar, aportar todos los conocimientos que no brinda la Criminología, la Victimología y la Criminalística vial que nos ayude a mejorar el proceso de investigación de los siniestros viales, ha de ser contemplado y utilizado en la práctica.

11. En España no es muy normal encontrarse a criminólogos ejerciendo empleos de su materia. ¿Puede ser la incorporación de criminólogos en investigaciones viales una solución a tanto desempleo del propio campo?
Podría ser una de distintas salidas posibles, claro que sí. Además las funciones del criminólogo en este ámbito, son concretas y están bien definidas. Por lo que hemos de seguir movilizándonos, haciéndonos necesarios y apostar por una profesión de presente y de futuro.

12. ¿Cómo pensáis llevar a la práctica vuestro conocimiento en criminología vial?
A través de la investigación, de la formación, de la atención a víctimas y de la elaboración de informes periciales.

13. ¿Cómo es el tratamiento con las víctimas de estos sucesos?
Lo primordial es hacer sentir a las víctimas que son escuchadas, comprendidas, aceptadas y apoyadas. Nuestro objetivo principal es prestarles cobertura asistencial y apoyo. Escuchamos las necesidades de las víctimas y las atendemos.

14. ¿Os ayuda la experiencia de las víctimas a crear sistemas de prevención de accidentes de tráfico?
Estudiar la Victimología vial, nos ofrece una realidad social, administrativa, penal, instrumental para a partir de dicha realidad, diseñar proyectos, propuestas más ajustados a la realidad.

15. Y por último, como estudiante de Criminología y futura criminóloga, ¿qué consejo me darías para lograr avances en la criminologia en nuestro país como habéis hecho vosotros?
Lo primero que te diría es adelante, el camino está sin hacer, pero adelante, anda. Especialízate en algo en concreto. Rodéate de buenos profesionales, agárrate fuerte y… ¡A por ello! El éxito es una mezcla entre la actitud y la aptitud.
Publicar un comentario

También te puede interesar