miércoles, 4 de mayo de 2016

I+D+I PARA CARRETERAS INTELIGENTES Y MÁS SEGURAS

Por Andrés López,  antropólogo y educador.
 Algunos países llevan años apostando por reducir la siniestralidad vial y mejorar la seguridad vial de sus conductores, en vías por donde transcurre el tráfico a motor, y que junto a éstos, sucede también la vida de las personas, a los que se les define como peatón cuando se hallan en el contexto vial. Aunque se suele comentar poco, en muchos siniestros viales se han visto implicados peatones, que bien directa e indirectamente ha podido ser los causantes de que la siniestralidad se produzca; o no siempre tiene porque ser así. La cuestión es que estos dos elementos conviven todos los días, y en muchos casos, lamentablemente, se encuentran.
Pero cuando tras el siniestro se lleva a cabo un estudio minucioso de las posibles causas, de los factores que han intervenido en el accidente, de cómo, cuándo y por qué surge el desencadenante de los hechos, y todas las explicaciones que se llevan a cabo en una investigación de tráfico. Queda por determinar las conclusiones que deberían de ir acompañadas de perfeccionar y mejorar las condiciones de la vía tras su investigación. Una cuestión que poco se suele analizar porque siempre se considera que las cosas pasan porque tienen que pasar, y donde el factor humano es determinante para que el hecho se produzca. Es decir, que incluso a veces se naturaliza el incidente bajo una justificación a priori.
Hoy sabemos que muchos siniestros que se producen son estudiados con el fin de prevenir y que no se repitan nuevos episodios. Para ello, las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental en el campo de la investigación. De ahí que muchos tramos de carreteras se hayan visto reformados con el paso del tiempo gracias a estas aplicaciones tecnológicas; pero no con la rapidez que se debería, y valga la redundancia decirlo.
Lo interesante de estas aplicaciones tecnológicas, es que su implantación está dando resultados de gran calibre, y entre otras, evita que conductor y peatón, tengan malos encuentros gracias a su prevención. Por ejemplo, la incorporación de luces de LEDs (diodo de emisor de luz) en ciertas señales verticales y viales, hace que conductores tengan una mejora visibilidad en el horizonte de la vía, sobre todo en horas nocturnas o con climatologías adversas, cuya función luminosa actúa como si se tratara del efecto de un faro; partículas cargadas eléctricamente que siguen las líneas del campo magnético producen un "haz de faro". De esta manera, el conductor puede anticiparse en caso de algún peligro o zona de precaución, y evitar así incidencias de forma eludible; curva peligrosa, tramos conflictivos, etc.
Pero también los peatones se benefician de estos sistemas tecnológicos, como es el caso de cruzar por un paso de peatones una carretera en horas con poca visibilidad, y que su presencia pueda ser percibida por un conductor que se aproxime en su dirección, y a una distancia prudencial pueda reaccionar con tiempo suficiente y facilitar la prioridad de paso al peatón. Actualmente existen muchos mecanismos de prevención basado en las tecnologías más punteras, como pasos de peatones que se iluminan, que es lo último en innovación y cumple con la legislación vigente. También los semáforos inteligentes disponen de sensores que pueden regular cruces dependiendo del tráfico de automóviles que en momentos puntuales puedan estar circulando en mayor o menor volumen.

De cualquier forma, apostar e invertir en carreteras más inteligentes con un desarrollo tecnológico eficiente, reduciría la siniestralidad vial que actualmente se produce a consecuencia de vías señalizadas de forma tradicional y pretérita. Porque en materia de seguridad vial, cada vez somos más conductores los que realizamos más desplazamientos, y ello requiere nuevas y modernas carreteras basadas en tecnologías I+D. Pues no es suficiente de que los nuevos automóviles estén dotando con novedosos sistemas de seguridad sofisticados, y las vías no se adapten a esta nueva demanda de los miles de usuarios que transitan las carreteras los 365 días al año ininterrumpidamente.
Publicar un comentario

También te puede interesar