martes, 11 de agosto de 2015

Criminología Vial, Criminología Laboral y Prevención de Riesgos laborales, ¿es posible esta unión?



El objetivo principal de la criminología vial es la prevención de los siniestros viales y si estos llegan a producirse, intentar minimizar sus causas. Hoy en día nos trasladamos al trabajo en nuestros vehículos mayoritariamente  y en muchos de los trabajos que se realizan se utiliza el vehículo como herramienta de trabajo, por eso la importancia o aplicación de esta criminología  en el trabajo, eso sí, siempre y cuando el vehículo sea la herramienta principal de este.
Los trabajos que más influye la implicación de esta criminología son los que están relacionados directamente con la conducción, que se suman los riesgos de circular más los “problemas o circunstancias” que añade el trabajo en sí. Estos problemas o  mejor dicho “conductas laborales” son estudiadas por la Criminología Laboral que  “es la rama de la Criminología General dedicada al estudio de las conductas antisociales que pueda presentar alguna persona en el desarrollo o desde antes de realizar cierto tipo de trabajo […] Tiene por objetivo estudiar a la persona e identificar ciertos problemas internos y de su ambiente que puedan llevarlo a cometer alguna conducta antisocial” (Hikal, 2007).

Según Jose Servera es muy importante el estudio del clima laboral de la empresa, ya que este nos puede ocasionar un trabajador con una conducta atípica, pudiendo llegar a ser antisocial.  El ambiente que se respira dentro de la organización empresarial, la presión de los jefes, el trato con los compañeros, la peligrosidad del trabajo, etc. hace que se esté en una continua situación de estrés en el trabajo que después se extrapola a la circulación por medio de la “conducción ansiosa”, que según  ésta  sostiene que sólo cuando la conducción es interpretada como demandante o peligrosa el estrés se manifiesta como efecto negativo, ya sea como ira y agresión, como ansiedad y preocupación; o como respuestas físicas como el aumento de la tasa cardíaca y/o el aumento de la presión sanguínea.  Y si no se llega a controlar este estrés puede desencadenar en situaciones de conducción agresiva, tan peligrosa como para el mismo trabajador como para la seguridad vial en general.
Por eso, desde el máximo responsable de la empresa hasta el último trabajador tienen que estar concienciados y educados en prevención de riesgos laborales viales, observando cualquier circunstancia que pudiera poner en peligro a un trabajador y poder mitigar o eliminar esa circunstancia tan peligrosa para ambas partes, empresa y trabajador. Y sobre todo hay que hacer hincapié en que la armonía laboral ayudará a mitigar los posibles “incidentes” que pudieran ocurrir.

Por concluir puedo decir que sí es posible la unión de las dos criminologías específicas y la prevención de riesgos laborales. Un buen estudio y aplicación de ellas nos ayudará a prevenir los siniestros viales que pudieran surgir durante la jornada laboral o en el trayecto de ida y vuelta de casa al trabajo.


-------------------------------------------

Fotografía: Arnold Odermatt-Hergiswil (1969)
Publicar un comentario

También te puede interesar